Despidiendo el año

En una tarde calurosísima en Los Ángeles, sentada en el sillón de mis suegros, medito acerca del año que se nos fue.

Como en todo, hubo cosas buenas y otras no tanto. Lo importante es agradecer… Siempre agradecer. Todo nos enseña, nos deja algo, que es lo más importante, porque al fin y al cabo, aprendemos de los errores constantemente.

Les deseo un excelente 2016. Busquen sus sueños, luchen por lo que los hace felices, aunque no sea lo socialmente aceptado. Si es necesario, rompan esos paradigmas sociales y dedíquense a disfrutar la vida, ya sea desde la comodidad del sofá de sus hogares, o desde el asiento de un tren en el sur de Alemania, o en una balsa en la selva amazónica.

Feliz año! Que siga la vida.

Anuncios

Parque Nacional Torres del Paine: Circuito W. Parte 1

 

Si me preguntaran sobre algún lugar imperdible de Chile, sin dudar nombraría el Parque Nacional Torres del Paine.

Ucapture-20151202-001630bicado al sur -bien al sur- de nuestro país, en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, a poco más de 100 km al norte de Puerto Natales, se encuentra este tremendo monumento a la naturaleza, lleno de montañas, cerros, lagos, glaciares, majestuoso viento, flora y fauna, capaz de conmover a cualquiera.

Fue nuestro objetivo para las vacaciones de verano pasadas. Fuimos en febrero de este año 2015, época en que aún hace “calor” en la región (las temperaturas bordean los 12-14°C), lo que nos mantuvo bastante cómodos, sabiendo que acá en Temuco nos exponemos a fríos mucho más intensos en invierno.

Para llegar a ese lugar hay que recorrer bastante.

Sigue leyendo

Previa del viaje, parte 2: Colapso nervioso haciendo el itinerario

Para los que no saben, hubo una primera parte, que era “el plan de ahorro”, en que les contaba que sería muy austera en mis gastos, además de hacer un frasco tipo “chanchito” para guardar todas las monedas que me dieran de vuelto, así podría tener un pequeño fondo antes de irme a mi viaje al viejo continente. Quiero contarles, que fue un fracaso. Figuro a menos de dos meses de viajar, a una semana de que me ya pagaran en el trabajo, con 50 lucas en la cuenta (algo así como 65€) y peor aún, el chanchito muerto porque mi hijo lo quebró. Quedan algunas monedas, pero la gran mayoría las hemos gastado en lavandería.

En fin. Entré en colapso.

Sigue leyendo