Sobreviviendo al 18

Luego de unas hermosas fiestas patrias, les puedo contar que sigo viva.

Siempre en estas fechas hay mucho que hacer. Planificar el viaje familiar, la salida a elevar volantines, el día para hacer empanadas -que no es sólo uno, porque el pino se hace un día antes-, la celebración en el trabajo, etc. Estuve muy perdida de estos lados este mes, por eso y otras cosas más, relacionadas con el trabajo, pero sigo aquí con algunas cosas que contar.

Si algún día quieren venir a Chile, traten de que sea en septiembre, e idealmente que su estadía incluya los días 18 y 19, junto a los feriados postizos que los rodean -porque acá en Chile somos muy buenos para inventar feriados-. Les podría decir que no van a disfrutar más de nuestra comida que en esas fechas. Empanadas, mote con huesillo, sopaipillas con pebre, asado, pajaritos, alfajores, entre otras maravillas, desfilan en nuestras mesas. Lo mejor de todo es que son compartidos con los más queridos.

Sigue leyendo