Pancito de madrugada

Cuando eran las 1:28 AM del 07 de agosto del presente año y me disponía a esperar que la masa comenzara a liudar, comencé a escribir este borrador. Lo publico ahora, a pesar que no tiene mucho que ver con los viajes, siento que hacer pan es siempre algo digno de alabar. Más aún, viniendo de Chile, que según no sé qué encuesta/estudio, somos el segundo país consumidor de pan en el mundo, después de Alemania.

***

Había olvidado absolutamente que mañana vienen mis huéspedes franceses. Nuestra cuarta -3ª 1/2- experiencia de couchsurfers.

Ya con pijama, dentro de la cama, tuve que interrumpir mi descanso porque había borrado completamente de mi memoria que los chicos llegan a las 7:00 AM y que no tengo pan para darles desayuno. Muy buena anfitriona, felicítenme. Lo bueno es que acá en casa -departamento- siempre hay harina, porque como en casa de buena chilena, si por alguna casualidad no hay pan, se hace; o en su defecto, aplicamos sopaipillas*.
*La sopaipilla -vulgarmente conocida en Chile como “sopaipa”- es una masa blanda, esponjosa, de sabor salado, frita, que se come, preferentemente, en meses de invierno, calentitas, invocando su máxima expresión cuando se comen con pebre.

Comencé con el arte.

IMG_2628

Sigue leyendo

Anuncios

Parque Nacional Huerquehue, ahora en invierno

Estábamos buscando qué hacer este fin de semana para entretener a unos franceses que nos llegaron vía Couchsurfing. Era la excusa perfecta para salir un poco de lo cotidiano.

Tristán y Gaïa sólo se quedaron una noche con nosotros, pero pudimos hacer tantas cosas juntos que ha parecido una eternidad.

Primero intentamos armar un viaje a los nevados de Sollipulli con un amigo que tiene una empresa de turismo, cosa que no resultó, porque nos ofrecía demasiadas comodidades a un precio impagable algo excesivo. Posterior a eso, pensé que sería hermoso conocer Huerquehue en invierno, ya que las dos veces anteriores fue en verano.

El Parque Nacional Huerquehue es uno de los tantos hermosos lugares, lleno de vegetación y vida, que se encuentra en la Región de La Araucanía, ubicada en el sur de Chile. Queda, aproximadamente, a poco más de dos horas en auto desde Temuco.

Sigue leyendo

La previa del viaje N°1: Plan de ahorros

Parte importante de hacer un gran viaje es lograr ahorrar lo suficiente para sobrevivir en ese lugar que has soñado por tanto tiempo.

Cualquiera que me escuche hablar de mis finanzas podría reírse de mí y decir que me quejo de llena; lo único que puedo decir al respecto, es que nadie puede meterse en el bolsillo del otro y opinar.

Todos sabemos que hay muchas formas de llegar a obtener los recursos para viajar, y eso depende, netamente, de cada uno. Algunos prefieren ahorrar, otros piden créditos, otros tienen familias acomodadas, otros se matan trabajando dos o tres meses y logran una fortuna para salir a disfrutar la vida. En mi círculo, es fácil hacer esto último, pero yo no estoy tan dispuesta a hacerlo. Valoro mucho mi vida, mi salud mental, mi tiempo libre y mi familia, tanto, que en estos momentos, siendo las 9:40 de la mañana, me encuentro en la comodidad de mi casa, escuchando buena música, disfrutando un delicioso té, mientras la mayoría de mis colegas trabajan en horario fijo, todos los días hábiles, porque así es el sistema aquí en Chile -o porque es lo habitual y no se atreven a probar algo nuevo-.

Sigue leyendo

Una noche para chanchear de lo lindo

Mi mamá estaba en deuda con nosotros y nos invitó a comer. Y no nos invitó a comer cualquier cosa. Fue nada más y nada menos que un sándwich.

Los sándwiches, en general, son parte de la gastronomía y comida popular chilena. No creo que haya gente común y promedio en mi país que no haya comido un sándwich en algún restaurant o en una picá*, como llamamos acá a los locales de comida más económica y no-gourmet, sino que más tradicional y casera.
* Queriendo decir: “picada”, pero rápido y comiéndonos letras, así como hablamos los chilenos.

Nos dirigimos a un local de mi ciudad que se llama “Fuente Nacional”, en donde ofrecen varios tipos de platos tradicionales, sopas, postres y una variada carta de vinos, entre otras cosas. Es un lugar acogedor, ambiente agradable, incluyendo en su decoración varias fotos de tiempos antiguos de mi lindo país y su gente, con casi todos los protagonistas pertenecientes a la clase baja, muy amplia en aquellos tiempos -y aún en estos-.

IMG_2591

Algo así, para que se hagan una idea.

Sigue leyendo